Visitar Castell de Guadalest

Visitar Castell de Guadalest es un viaje al pasado

Si estás pensando en recorre rincones y pueblos con encanto, entonces entre tus lugares destacados debe estar visitar Castell de Guadalest o sencillamente el pueblo de Guadalest. Y es que este es uno de los pueblos más bonitos de España. Año tras año, ranking tras ranking siempre aparece Guadalest entre los pueblos con mayor encanto, belleza, pintorescos, etc. En realidad pienso que sí se hiciera un ranking de los más bonitos de Europa, es probable que también estuviera en esa lista porque es sin duda un lugar muy especial.

El enclave geográfica de Castell de Guadalest

El lugar en el que se encuentra construida esta pequeña población ayuda mucho a ser una maravilla de pueblo. Entre dos grandes sierras y levantada en un rocoso peñón sobre un pantano. Parece de cuento.

Vista del pantano Guadalest
Vista del pantano Guadalest
Desde Guadalest se ve el Mediterráneo
Desde Guadalest se ve el Mediterráneo
Torreón en el valle de Guadalest
Torreón en el valle de Guadalest

Por un lado se encuentra la Sierra de Aitana, con el punto más elevado de la provincia de Alicante. Frente a la Sierra de Aitana está la Sierra de la Xortá, por otro lado Serrella y el Port de Confrides y con vista hacia el este se encuentra la cuenca del río que ha ido transcurriendo por el valle hasta llegar al mar pasando por Callosa d’en Sarriá donde podréis visitar las Fuentes del Algar, otra maravilla de esta zona.

*Si te gusta el senderismo y la montaña esta zona es una auténtica joya con rutas realmente espectaculares. Podrás elegir entre diferentes opciones y seguro que ninguna de ellas te decepciona. Yo te recomiendo la ruta de la Cresta del Carrascal por el Racó de Tovaines y la Ruta Circular a la Aintana desde la Font del Partegat.

Qué ver y visitar en Guadalest

Solo con llegar a Guadalest el entorno te envuelve y disfrutas con todo lo que vas viendo. El aparcamiento en la parte baja del pueblo te dejará en el lugar desde donde empezar a conocer el pueblo.
Con lo primero que te vas a encontrar es con un antiguo lavador o lavadero que se conserva en muy bueno estado, muy cuidado. Un elemento civil súper importante antes de que las lavaodres se instalaran en todos los hogares, de hecho, podríamos considerar los antiguos lavadores como las redes sociales actuales ya que al mismo que se lavaba pues se hablaba, se comentaba, se reía y se oía los cotilleos de vecinos y vecinas.

Justo enfrente del lavador puedes hacer una visita al Museo Micro-Gigante, un museo que te sorprenderá (aunque no es el único de este estilo en Guadalest). Si decides entrar te sorprenderás con las obras que aquí se exponen y sobre todo al pensar en el gran trabajo que lleva realizar este arte. Dentro de la zona más alta se también hay otro museo de características parecidas que también te recomiendo que visites. Es el Museo de Microminiaturas de Guadalest y lo que hay en su interior te va a dejar con la boca abierta.

En la parte baja, también se puede visitar un museo muy original e impactante, el Museo de Tortura Medieval de Guadalest.

Para entrar a la zona más alta y donde mayor encanto tiene Guadalest deberás acceder a través de un túnel entre dos grandes rocas. Una entrada atípica y muy pintoresca, quizás uno de los sitios más fotografiados y donde más selfies se hacen los visitantes ya que es muy llamativo.

Entrada al Castell de Guadalest
Entrada al Castell de Guadalest

Una vez pasado el túnel de entrada al Castell de Guadalest verás que justo en la salida está la Casa Orduña. Se trata de una antigua casa nobiliaria, un palacete en el que está ubicado el Museo Municipal de Guadalest y ahí podrás conocer la historia de la población y de su bonita colección de obras de arte y antigüedades.

Castell de Guadalest
Castell de Guadalest
Entrada a la Iglesia de la Asunción de Guadalest
Entrada a la Iglesia de la Asunción de Guadalest

Siguiendo por la calle principal al dejar atrás la Casa Orduña lo siguiente que puedes visitar es la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, un templo del siglo XVIII que ha sufrido cambios y remodelaciones durante el siglo XX con la intención de salvaguardar esta iglesia.

Campanario
Campanario

De manera gratuita, hay una casa abierta frente a la iglesia que se ha preparado a modo de museo etnográfico de Guadalest. La entrada es gratis pero hay que aportar una donación voluntaria. Dentro podrás ver los principales elementos de la vida cotidiana  de Guadalest durante finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Calle de Castello de Guadalest
Calle de Castello de Guadalest

Paseando por las callejuelas de Guadalest puedes disfrutar de rincones muy bonitos que los vecinos cuidan con mucho mimo. Todas las casas comparten una tipología de planta baja, de color blanco con elementos como rejas negras o puertas de madera, haciendo que el conjunto del paisaje urbano sea elegante, bello y agradable.

Fuente en Castell de Guadalest
Fuente en Castell de Guadalest
Subida al Castell de Guadalest
Subida al Castell de Guadalest

Antes de llegar a la plaza de la parte alta, está el Museo de Micro-Miniatura que te indicábamos al principio. Y al llegar a la plaza disfrutaras de visitas que son realmente espectaculares. Recorre el muro que delimita la plaza y contempla los diferentes puntos de vista para deleitarte con uno de los paisajes más bonitos que recordarás.

En esa misma plaza podrás visitar la antigua prisión de la localidad (suele estar abierta al público de manera gratuita) y podrás tomar algo en las terrazas que hay en esta bonita plaza.

Vista al mar desde el Castell de Guadalest
Vista al mar desde el Castell de Guadalest

Por último, quiero hacer mención especial a las dos fortificaciones que hay. Siendo una población tan pequeña, cuenta con dos castillos que servirían de cobijo y defensa de sus ciudadanos ante ataques e invasiones. Y es que estratégicamente el peñón en el que se encuentra el Castell Guadalest parece un punto inexpugnable, un sitio muy difícil de conquistar. Esta presencia de las fortificaciones es lo que le da el nombre de Castell de Guadalest, aunque también se le conoce como Guadalest a secas.

Contemplando el paisaje
Contemplando el paisaje

Dónde dormir

Si vas a visitar Castell de Guadalest podrás hacerlo en un solo día. Por lo tanto es recomendable que organices tu viaje para ver otras poblaciones de alrededor como Benimantell, Confrides, Beniardà… o que lo prepares en base a rutas de senderismo. Si vas con esa idea te recomendamos como alojamiento el Hostal El Trestellador, donde tendrás un trato familiar y cercano, está en un paraje natural y te sentirás como en casa. Puedes hacer tu reserva a través de Viajes Volare en el 663291617.

Pero si tu idea es alojarte en alguna población de la costa (Benidorm, Altea, Calpe, etc.) puedes buscar aquí las mejores ofertas de alojamiento.

No te vayas de nuestra página sin visitar la TIENDA DEL VIAJERO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *