La Mezquita de Córdoba

La Mezquita de Córdoba, un templo único

Se podría decir que la Mezquita de Córdoba es el gran monumento cordobés por excelencia. Pero también ,que es de los más espectaculares de Andalucía. Podríamos decir que es de los edificios más bellos de toda España. E incluso me atrevería a afirmar yo mismo que es de los más bonitos del mundo.

Su belleza asombra, pero ¿quieres conocer su historia?
En este artículo vamos a hablar de la historia de su construcción, pero centrándonos en el interior únicamente ya que hacer un análisis del interior y del exterior da para dos artículos. Pero sobre todo porque es el “Bosque de Columnas” y la decoración interior la parte más llamativa de esta maravilla de la arquitectura.

Construcción de la Mezquita

La construcción de la Mezquita de Córdoba comienza a finales del siglo VIII (año 786) bajo el mandato de Abderramán I y concluirán a finales del siglo X y principios del XI con la intervención de Almazor. Pero desde la primera mezquita que manda construir Abderramán hasta las últimas obras que realiza Almanzor, la mezquita sufre diferentes intervenciones y reformas que van forjando uno de los templos más grandes de la humanidad. En el 1236, pasa de ser una mezquita musulmana a un templo cristiano tras la reconquista de Córdoba. Y años más tarde comenzarán cambios de carácter cristiano que irán forjando el aspecto actual de la Mezquita-Catedral de Córdoba.

En el interior de la Mezquita, a simple vista, se aprecia una unidad cromática donde estacan el blanco y rojo de sus arcos. Pero al prestar atención a los arcos es como se puede ver las diferentes ampliaciones que ha sufrido el edificio. Los colores se repiten, pero los motivos decorativos y las formas de los arcos fueron cambiando con el paso del tiempo.

Construcción, intervenciones y ampliaciones
Abderramán I

El primero que comienza a construir este gran templo es Abderramán I. Su construcción se basa en una gran mezquita junto al río Guadalquivir, con el muro donde se encontraba el Mihrab (la parte más sagrada) orientada hacia el sur (hacia el río). Esta construcción se inicia en el año 786 y se convertirá en la segunda mezquita más grande del mundo.
En esta primera construcción se encuentran once naves iguales a excepción de la central (es más ancha que el resto) y las laterales (son más estrechas). Son los primeros arcos cuya decoración se basa en la combinación cromática de rojo y blanco (es color crema) y en el duplicado de los arcos en altura, siendo el inferior con forma de “herradura” y el superior de medio punto.

Isham I

De esta intervención queda poco visible en la actualidad. Construyó el primer minarete, cuyos cimientos sirvieron para la construcción del campanario y finalizó las obras del patio que había iniciado Abderramán I.

Abderramán II

Con Abderramán II la Mezquita de Córdoba sufre una ampliación bastante grande debido al crecimiento demográfico de la ciudad. Se amplía la longitud de las naves iniciales (construidas por Abderramán I) hacia el sur, deshaciendo por lo tanto el anterior muro y el Mhrab y construyendo uno nuevo. En esta remodelación, los elementos decorativos apenas presentan cambios respecto a los ya existentes a excepción de ocho capiteles que fueron labrados a mano con motivos geométricos y vegetales. Estas obras empiezan en el año 833 y finalizan en el 855.

Abderramán III

Abderramán interviene pero no realiza grandes obras ni ampliaciones que cambien la configuración de la planta de la Mezquita. Lo que si realiza es un nuevo minarete cuyos restos se encuentran actualmente en el Campanario Cristiano.

Alhakén II

La llegada de Alhakén II (a mediados del siglo X) la celebramos enormemente ya que es el quien realiza una gran obra destacando los aspectos decorativos en los arcos y en el interior de la Mezquita.

De esta intervención de Alhakén II surgen los nuevos estilos de arcos que se pueden apreciar en su ampliación. Son arcos polilobulados y entrecruzados, añadiendo un estilo arquitectónico muy singular que llegará a la cumbre del arte hispano-musulmán.
Además de la intervención artística en los arcos, también derriba el anterior muro (quibla) para darle de nuevo más profundidad a las naves. Esto hace que tenga que construir un nuevo Mihrab en en el que cuenta con la participación de artistas musivares (creadores de mosaicos) bizantinos.

Mihrab de la Mezquita de Córdoba
Lintera-cúpula que antecede al Mihrab de la Mezquita de Córdoba

Inmediatamente delante del Mihrab crea tres de los iconos artísticos más representativos de la Mezquita de Córdoba. Construye tres linternas terminadas en cúpulas con una extensa decoración a través de formas geométricas y nervios vistos que llenan de esplendor el momento antes de llegar hasta el Mihrab.

Almanzor

Almanzor es el último emir que interviene en la Mezquita antes de ser cristianizada. A finales del siglo X realiza una ampliación creando nuevas naves que dejarán descentrado el Mihrab respecto a las anteriores obras. Esto se debe a que la cercanía con el río le impedía ampliar la mezquita hacia el sur y el único lugar hacia el que pudo ampliar fue hacia uno de los laterales. Vuelve a los arcos simples, como los de Abderramán I pero con una diferencia en cuanto a los materiales de construcción. Esto es algo visible al observarlo detenidamente, pero aparentemente son similares. La diferencia está en que el rojo de los arcos eran de ladrillo y la parte color crema era de piedra caliza. Almanzor construye los arcos enteros en piedra caliza y el tono rojo lo pinta para imitar el color del ladrillo.

Conversión de Mezquita a Catedral

En el año 1236 la ciudad de Córdoba es reconquistada y convertida en ciudad Cristiana. La belleza del edificio de la Mezquita fue respetado durante muchos siglos sin intervenciones que lo dañaran excesivamente. Se adaptó alguna capilla son modificar la estructura ni destruir elementos musulmanes. Durante tres siglos se mantuvo ese respeto a la belleza de la Mezquita de Córdoba pero en los siglo XV y XVI esa tendencia cambiaría con una intervención que dañaría la estética de este edificio (para unos) y lo mejoraría para otros. Hubo serias disputas sobre esta intervención (hoy en día aún las hay). Pero llamó mucho la atención la frase que pronunció Carlos V (quien había autorizado las obras) que al ver la intervención dijo: “Habéis destruido al único en el mundo y en su lugar habéis puesto algo que hay en todas partes”.
Esta nueva parte cristiana se construirá inicialmente en estilo gótico aunque se irán introduciendo elementos de carácter Renacentista.

Cuando Carlos V pronunció su frase tenía gran parte de razón. Y es que la Mezquita de Córdoba fue (y es) una de las mezquitas más grandes y bellas que se construyeron durante la Edad Media. Este se debió a que la ciudad de Córdoba fue capital del Califato Omeya junto con Damasco, en el momento de gran esplendor de la cultura musulmana, siendo entonces la Ciudad Califal de Córdoba de una gran importancia que se refleja claramente en su gran templo.

En tu próxima visita a Córdoba, espero que te sirvan estas líneas para entender mejor el interior de la Mezquita de Córdoba.

Entrando aquí podrás ver algunas de las fotos que hemos realizado en nuestra última visita a la Mezquita de Córdoba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *