Escultura de María Magdalena de Cehegín.

En la iglesia de Santa María Magdalena de Cehegín se encuentra una escultura de María Magdalena que es una auténtica maravilla del arte. Muy recomendable visitarla.

Se trata de una talla realizada en madera de olivo en el siglo XIV. Es una joya de finales del gótico y comienzos del Renacimiento. En sus pliegues de las telas, en su postura hierática, recta y firme se contempla los rasgos góticos. Pero al observar su rostro se denota en ella los rasgos del Renacimiento. Su rostro muestra un sentimiento de tristeza contenida y un dolor asumido que se agrava todavía más con el deteriorado estado de la madera.

El estado de la talla no es bueno, aunque está a salvo y podrá conservarse porque se ha conseguido resaltar esta obra con el valor que merece. Se encuentra a la izquierda del altar mayor, justo en la puerta de la sacristía.

La escultura de María Magdalena de Cehegín se realiza en el siglo XIV y conserva la esencia de la época sobre todo en su posición y en los atributos que completan la escultura. En su mano derecha, María Magdalena sostiene un cáliz al que se le atribuye el misterio del Santo Grial ya que ahí conserva la sangre derramada de su amado Jesús en el momento de la crucifixión. En la mano izquierda sostiene un libro con las sagradas escrituras. El libro se representa abierto y apoyado sobre su corazón.

La escultura de María Magdalena fue durante mucho tiempo la imagen principal del templo estando en el altar mayor. En su momento de esplendor se mostraría pintada y con algunos elementos decorativos que ensalzarían su belleza. Pero hubo un cambio sobre el concepto de la representación de María Magdalena y la escultura no cumplía con los cánones establecidos.

La postura y los atributos de la imagen la relegaron en el siglo XVIII a otro emplazamiento, siendo sustituida por una escultura de Santa María Magdalena en esta ocasión en una posición de penitente.

Esto hizo que la talla del siglo XIV se colocara en el exterior de la iglesia en Cehegín y ha estado a la interperie durante tres siglos. Debido a esa exposición a los elementos por más de 300 años la madera de la escultura sufrió una serie de deterioros que le han dado el aspecto actual.

En su cabeza se puede observar la diadema que llevaba María Magdalena y que sirve de contrastes con las líneas onduladas de su cabello.

Perfil de la escultura de Santa María Magdalena
Perfil de la escultura de Santa María Magdalena

 

El rostro de la escultura se muestra como un bonito ejemplo del inicio del Renacimiento. Se aprecia un perfecto óvalo bien proporcionado en tres partes horizontales iguales.

Sin duda es un ejemplo digno de belleza en el arte. Aquí se ha conjugado de manera divina la mano del artista, el azote de los elementos, el deterioro de la naturaleza (madera de olivo) y la historia que representa.

Si quieres visitar Cehegín, te encantará. Te recomendamos que entres a la Casa Jaspe donde está el Ayuntamiento de Cehegín

Puedes completar tu visita a Cehegín realizando alguna otra excursión en la Región de Murcia. Aquí puedes encontrar tu alojamiento al mejor precio: Ofertas de alojamiento en Murcia

Un comentario Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *