El Rapto de Proserpina.

El Rapto de Proserpina (o Perséfone en Griego)

El Rapto de Proserpina
El Rapto de Proserpina

El Rapto de Proserpina es una de las obras maestras del barroco italiano. Está escultura la realiza Gianlorenzo Bernini entre 1621 y 1622 como encargo de la familia Borghese. Aunque posteriormente entró a formar parte de la colección del estado italiano, hoy en día se encuentra en la Galería Borghese. Por lo tanto tendremos que viajar a Roma para ver esta maravilla realizada por el gran Bernini.

Una perfección casi humana.

La escultura representa el momento en el que Plutón (o Hades) secuestra a Proserpina (o Perséfone) para llevarla al inframundo. Bernini la realiza de un solo bloque de piedra en el que los cuerpos se unen y se alejan en una muestra de calidad exquisita.

La delicadeza a la hora de tratar los cueros y la perfección de Bernini tiene un punto clave (permitirme hablar de mi punto de vista) en la mano que Plutón hunde en la carne del muslo de Proserpina. Es uno de los detalles más bellos de la historia del arte. Y es que para un ejemplo muy claro, es ver ese fragmento en blanco y negro. Y de esa forma no hay manera de diferenciar si se trata de mármol o carne.

El mito del Rapto de Proserpina.

El mito del Rapto de Proserpina y el porqué de la primavera según la mitología.

Eros (Cupido), el intrépido arquero del amor, lanza una flecha a Plutón a petición de Afrodita (la madre de Eros).  Plutón, que vive en el inframundo, sube a la superficie de la tierra y aparece por el Volcán Etna en Sicilia y ahí encuentra a Proserpina. Se enamora de ella secuestrándola y obligándole a casarse con ella. Por lo tanto Plutón se la llave al Reino del Hades, el inframundo.

Ceres (o Deméter), Diosa de la agricultura y la naturaleza, era la madre de Proserpina e inicia una búsqueda por la tierra para encontrar a su hija. La tristeza de no encontrarla hace que la tierra se deprima y por donde ella va pasando van surgiendo desiertos. Proserpina, al conocer esto pide a su marido Plutón que le permita pasar un tiempo con su madre cada año y Plutón accede haciendo un pacto de fidelidad con ella y le permite que pase un tiempo con su madre cada año. Y ¿sabéis cuándo regresa Proserpina a la tierra cada año? Pues regresa justo el primer día de cada primavera llenando a su madre Ceres de felicidad. La felicidad de Ceres hace que todo florezca y los campos se llenen de color, hasta que llega el otoño siguiente cuando Proserpina vuelve de nuevo con su marido Plutón al inframundo.

La primavera es felicidad.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *